Ruta por el Madrid de los Borbones

Tras caminar el Madrid de los Austrias que nos llevó por las zonas más antiguas de la capital, vamos a realizar hoy una ruta por el Madrid de los Borbones, en la que visitamos los edificios históricos más representativos de la ciudad.

Cibeles y Alcalá

Cibeles y la Puerta de Alcalá

El Madrid de los Borbones se denomina actualmente Paseo del Arte. Se trata de la zona que alberga los museos más importantes de la ciudad, el Jardín Botánico, el parque del Retiro o las fuentes de Neptuno y Cibeles, todos ellos escenarios que nacieron en la ampliación urbanística que vivió Madrid bajo el mandato de los Borbones, en particular del rey Carlos III.

Un buen comienzo para realizar esta visita del Madrid de los Borbones es la plaza de Cibeles. Independientemente de su símbolo futbolístico, la diosa representa a la naturaleza y funciona como encrucijada entre la arteria principal de la Ciudad (Paseo de la Castellana, Recoletos y Paseo del Prado) con las calles Gran Vía y Alcalá. En ella podemos apreciar el actual Palacio de Comunicaciones, sede del Ayuntamiento de Madrid; el Banco de España; el palacio de Linares y el Palacio de Buenavista. Son preciosas las vistas sobre la capital desde la última planta del Ayuntamiento, donde se puede subir diariamente en una visita de media hora.

De espaldas a la Puerta del Sol continuamos la ruta y llegamos a la Puerta de Alcalá. Situada en el centro de la Plaza de la Independencia es el símbolo de la capital, y abre las puertas al barrio Salamanca y el lateral del Retiro. Este enorme parque llamado “el pulmón de Madrid” alberga numerosas estatuas y fuentes históricas, distintos jardines, recintos deportivos, un estanque donde es posible alquilar barcas y el Palacio de Cristal, que siempre ofrece interesantes exposiciones además de un entorno maravilloso.

mapa del Madrid de los Borbones

 

El Paseo del Arte de Madrid

Bajando un poco más al Sur y volviendo al Paseo del Prado divisamos la Plaza de Neptuno o Plaza de Cánovas del Castillo. Los hoteles Ritz y Palace, la Bolsa de Madrid y el Congreso de los Diputados bordean este entorno y le dotan de cierta elegancia, que se hace incluso mayor al descender al Museo Thyssen-Bornemizsa y el Museo del Prado. Las visitas a ambos museos son imprescindibles. En el primer caso, es posible hacerlo en una mañana o una tarde, o bien alternando las exposiciones temporales con la permantente. En el caso del Museo del Prado, es complicado poder visitar todas sus salas en un día entero debido a su tamaño e incluso a las largas colas que se forman.

Palacio de la Bolsa de Madrid

Iglesia de los Jerónimos

Por detrás del Prado se encuentra la Iglesia de los Jerónimos o Iglesia de San Jerónimo el Real, de estilo gótico y donde se celebró la boda del rey Alfonso XIII y la coronación del rey Juan Carlos I. Continuamos nuestra ruta en el Jardín Botánico, un remanso de tranquilidad en pleno centro de Madrid que cuenta ya con dos siglos de historia.

Y para terminar nuestra visita por el Madrid de los Borbones bajamos hasta el Museo Reina Sofía, en plena glorieta de Atocha o plaza de Carlos V. Aquí contemplamos, de nuevo, exposiciones temporales que navegan por los siglos del arte, hasta la época del Pop Arte, y comparten espacio con la temporal, que incluye importantes obras como el Guernica, de Picasso.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Introduce el resultado: *